viernes, marzo 26, 2010

Agua embotellada... ¿la mejor opción?

Hola! Les dejo aquí un artículo que leí sobre la producción del agua embotellada. Está muy interesante, y a pesar de que sé que no aplica exactamente igual para México (debido principalmente a que el agua de nuestras llaves no es potable como en otros países), creo que es un muy buen ejemplo a seguir y nada nos cuesta dejar de consumir agua embotellada, o por lo menos consumirla lo menos posible. Podemos por ejemplo adquirir una botella de metal o una de plástico duro que se pueda lavar todos los días (como las cantimploras cuando íbamos al kinder pero sin necesidad de ser tan infatiles, jaja) y reutilizarla rellenándola con agua de garrafón o del filtro. Está cortito, anímense. Y no olviden pasarlo a sus contactos!


Por cada litro de agua que entra en una botella de agua de plástico, dos litros de agua fueron utilizados para hacer dicha botella de agua y el agua misma (la que se va a beber uno). Este hecho y otros fueron publicados hoy en un nuevo reporte de “Food & Water Watch” (Observación de la Comida y el Agua), titulado “Por qué las industrias de agua embotellada eco-amigables no tienen fundamento”.
En 1993, las Naciones Unidas establecieron el día 22 de marzo como el Día Mundial del Agua para enfocarse en los problemas globales del agua, pero recientemente, el evento se ha visto “robado” por las compañías embotelladoras de agua. La Asociación Internacional de Agua Embotellada dijo en su conferencia de prensa titulada “Día Mundial del Agua: Donde el Agua Embotellada Entra”, que “el agua embotellada es una bebida saludable que es producida por una industria con una tradición ambiental sobresaliente, protección y sustentabilidad”. La Asociación Americana de Bebidas, con miembros como The Coca-Cola Company, PepsiCo y Nestlé Waters of North America, dijo que “encomendaba al Día Mundial del Agua y esfuerzos para mejorar los recursos de agua y la sanidad a través del mundo”. Nestle Waters North America dio su propia declaración: “Apoyando al Día Mundial del Agua y Más Allá”.

Estas compañías citan sus donaciones a caridades relacionadas con el agua o sus esfuerzos para reducir la cantidad de agua que utilizan en su producción, como evidencia del papel de liderazgo que ellos tienen al abordar la crisis mundial de agua. Pero estas actividades sirven como una distracción de los problemas del agua asociados con el producto.

Hechos clave
· El agua mineral utilizada para ser embotellada proviene de áreas ambientales sensitivas.
· El bombeo de agua subterránea puede causar que los niveles de agua disminuyan tanto subterráneamente como en los lagos cercanos, ríos y arroyos.
· Mientras las embotelladoras de agua obtengan sus ganancias del agua, no tendrán ningún incentivo financiero para reducir el total de su consumo de agua.
· El agua de la llave tiene el menor impacto ambiental en niveles de carbono y agua de entre todas las bebidas. (Tomar en cuenta que en muchos países el agua de la llave es potable y lista para ingerirse)
· En el 2007, la producción de agua embotellada en los EEUUA utilizó la energía equivalente a 32 a 54 millones de barriles de petróleo – lo suficiente para proporcionar gasolina a 1.5 millones de autos por un año.
· La manufactura de botellas PET, la extracción de agua, el embotellamiento y la distribución suman hasta 2000 veces el costo energético de la producción de agua de la llave.
· En el 2006, sólo 1 de cada 4 botellas de PET era reciclada; a este ritmo, millones de toneladas de botellas de plástico vacías terminan en los basureros (vertederos, tiraderos).
· La distribución del agua embotellada también utiliza energía y por lo tanto contribuye al cambio climático.

Los intentos de las industrias embotelladoras de agua por venderse o presentarse como “amigables con el ambiente” cubren los efectos reales del producto y distraen a los consumidores de la fuente de agua más responsable que existe: el agua de la llave.
Muchos consumidores Norteamericanos han podido ver la verdad detrás de las tácticas de mercadotecnia y están tomando parte en un movimiento nacional por dejar de consumir agua embotellada. De acuerdo con el College Sustainability Report Card, 23 colegios han prohibido agua embotellada en sus instalaciones. La Conferencia de Municipios de U.S. aprobó una resolución en 2007 exponiendo la importancia del agua municipal, y otra resolución en 2008 fomentando la descontinuación del uso de agua embotellada en instalaciones del gobierno. Un número creciente de municipios ha prohibido a sus gobiernos gastar dinero en la adquisición de agua embotellada, incluyendo Los Ángeles, San Francisco y Nueva York.
Planeadores de eventos han comenzado a ofrecer eventos libres de agua embotellada, y restaurantes, comenzando en San Francisco, han dejado de vender botellas de agua.
A pesar de que más y más personas han puesto su atención en esto, no es suficiente con simplemente dejar de comprar agua embotellada, el público debe invertir en infraestructura pública del agua de modo que el agua de la llave se mantenga como un recurso obtenible, seguro y sustentable. Un “Fondo Federal del Agua Potable” cumpliría con esta meta al proveer una fuente dedicada y constante de financiamiento para la infraestructura pública del agua que permitiría a los municipios y estados llevar a cabo las reparaciones necesarias y las mejoras a sus sistemas de agua, asegurando así la adquisición de agua limpia para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario