lunes, septiembre 21, 2009

Sobre la discusión

Bueno y a mi me quedó todavía algo sin resolver sobre ayer cuando llegamos al punto acerca de cómo deben de ser las familias o cómo no deben de ser.
Me dio la impresión de que yo era la única a la que le parecía que sentarse a la mesa a comer junto con los hijos, los hermanos, los abuelos y hasta el perro, estaba bien (a lo mejor no, pero esa impresión me dio). Y de una vez aclaro, que a mi no me parece bien que se golpeen niños, ni que les escojan los esposos a las hijas, ni nada de esas exageraciones que sacaron ayer a colación.
Y bueno, dado que ninguna de mis respuestas que dí fue satisfactoria, me gustaría saber entonces ¿qué hubiera estado bien?, o ¿cuál hubiera sido una respuesta más acertada?

3 comentarios:

  1. Hola hola, Ali. Ya había leído tu entrada hace unos días, pero estaba sumamente atareado. Me tomo unos minutos hoy para contestarte desde mi punto de vista. Tal como puedo comprenderlo, hay cosas que son buenas, en cualquier espacio o grupo. No creo que eso sea cierto si nos hace pensar en lo que las prácticas de ese grupo (en este caso la familia) deben ser, o lo que sería su ideal, o algo así. Creo que hay prácticas positivas, sanas, que ayudan a fortalecer algunos rasgos que me parecen buenos porque afirman nuestra autoestima, nuestra solidaridad y nos constituyen como seres humanos sanos y quizá, felices. Hay otras prácticas que son lo contrario, que reproducen la dominación y la enajenación, la autorrepresión y todo tipo de complejos que nos limitan justo en el momento en que intentamos afirmarnos (realizarnos como hombres y mujeres libres, que nos elegimos a nosotros mismos en cada ocasión).
    Entonces, creo que sentarse a la mesa con los hijos, hermanos, padres, abuelos y el perro, puede ser a veces bueno y a veces malo. Hay familias en las que eso implica reproducir todo lo que venía diciendo. Claro que sería genial poder cambiar esas familias, que se transformasen a sí mismas, pero cuando eso no es posible, a veces puede ser mejor no comer con ellos, no? Si la experiencia de acompañamiento y convivencia comunitaria es, por el contrario, liberadora, motivante, enriquecedora, pues creo que es excelente, aunque no debría limitarse al ambito de lo familiar (siempre hay el riesgo de una cierta mistificación de las relaciones de sangre, no lo crees? "a ese no le ayudo porque no es de mi familia..."); es un buen lugar (a veces, y sólo a veces) para iniciar, y creo que es bueno hacer lo que esté en nuestras manos para que así sea.
    Al final, creo que lo único que puedo concluir es que siempre es todo un tanto más complejo que como nos lo representamos incialmente. Es bueno y malo. La familia puede ser el inicio de reafirmación comunitaria y emancipadora, o puede ser su principal obstáculo. Creo que por ahora es lo que puedo comentar, no sé cómo lo vean los demás, pero me gustaría saberlo. Un saludo y un abrazo, mujer.

    P.D. A mí me gusta comer con mi familia... jajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Que bien que hayas contestado, jaja. Pues es verdad lo que dices, las reuniones, como cualquier otra actividad, pueden tener pros y contras. Aunque en verdad creo que el hecho de que veamos un anuncio en la tele de la familia reuniéndose, no puede ser tan perjudicial como algunos creen. Es decir, la actividad por sí misma, no es mala, no lleva a algo malo o problemático. Si por el contrario, hubiera un anuncio donde se mostrara algo negativo (dominación, represión, etc.), pues estaría de acuerdo en que eso no está bien y que mucho menos deberían andar promoviéndolo. Pero el hecho de ver un anuncio en la tele, no implica que debe de aplicarse a todo el mundo por igual. Es decir, si yo sé que no me llevo bien con algún integrante de la familia o me molestan ciertas cosas, pues evitaré en la medida de lo posible el contacto con dicha persona, y no por haber visto un anuncio en la tele, voy a creer que debo de ir y hacer lo que ví. O en cualquier otro ámbito... Si no me gusta tomar Coca-Cola, no voy a creer que soy un antisocial o un fenómeno, sólo porque en la tele están diciendo que la Coca-Cola es lo más rico del mundo.
    Es verdad que los medios de comunicación manipulan e imponen conceptos o ideas, de una manera tan sutil que uno ni se da cuenta y luego tenemos ciertas ideas o ciertos anhelos, que ni sabemos de dónde salieron (que en realidad tampoco es el problema en sí, sino el hecho de que dichos anhelos, no concuerdan con la realidad o con la forma de vida actual).
    Pero creo que es un poco como decíamos en la reunión... El problema no es la tele en sí, ni el radio ni el Internet, ni ningún otro avance tecnológico... El problema es qué hacemos o cómo usamos esa tecnología (qué vemos en la tele, qué escuchamos, y más que nada, qué decidimos hacer con la información). El problema principal es, que muchas personas no tienen el tiempo (y algunas no tienen la capacidad) de distanciarse de lo que ven, de reflexionar o razonar sobre la información que les llega. Muchos saldrán corriendo a comprar el Chocolate Abuelita, o la Coca-Cola, o sentirán que no son nada si no tienen tal auto, o tal casa, etc. etc. Pero muchos otros no. Y eso no creo que sea culpa al 100% de la televisión, ni siquiera del sistema (al menos no únicamente).

    En fin, espero que otros también comenten!

    Saludos y un abrazo, hombre.

    Jaja, lo siento, se me hizo gracioso eso de "mujer" =P

    ResponderEliminar
  3. Pues yo en realidad no había entendido del todo tu pregunta y por eso no había contestado (es que en ese momento fui por cafe o algo así).

    Peor ya leyendo un poco más por donde va la cosa, pues a mi parecer todo esto del "ideal" de la familia es como cualquier ideal, relativo.
    Relativo al momento histórico, a la geografía, a la religión que impera, al medio. Es un tanto entrar a la discusión del bien y del mal.

    Por otro lado, creo que decir que la actividad en sí misma no tiene nada de malo es un poco abusivo. No se trata de ver las cosas aislandolas del contexto. En particular esto de la familia no se puede separar de aspectos como los que mencionaba el perro blanco. Por ejemplo, el hecho en sí de ver a la familia "ideal" como la pintan en las estampitas, es que facilmente la costumbre te lleva a la aprehensión. Luego al ver cualquier cosa que no sea lo habitual resulta chocante. "¿Dos padres? ¿Dos madres? ¿Unión libre? ¿Planeación familiar? ¿Casados y sin hijos? ¿los hijos ya grandes viviendo con los padres? ¿Tan joven y ya vive sola? ¿Una comuna? ¿Dónde se ha visto tal aberración? A la hoguera los homosexuales, los hippies, los cuministas, los derechos individuales...!!"
    Claro, la actividad en si, no tiene nada de malo... ¿acaso lo demás sí? Digo, no solo estamos hablando de sumisión, dominación, represión...

    Por cierto, lo que dice la tele es lo que escucha la sociedad y en base a eso es como forma su criterio (hay excepciones, pero son contadas). Te sorprendería saber el numero de gente que se limita a creer todo lo que le diga la caja idiota, y si le dicen toma coca, coca tomará, y si le dicen celebra el día de la familia, verás una nueva sección de tarjetas en el Sanborns.

    Y que conste que no tengo nada contra la familia, al contrario, me encanta mi familia. Más bien lo que me causa conflicto es eso del ideal. En fin, un abrazo, par.

    ResponderEliminar