martes, septiembre 29, 2009

Opinión a la Cortázar

Les dejo por acá un cuento de Cortázar que es realmente pequeño pero completamente conciso y que me me ha venido a la mente con la pregunta de Ali acerca del tema de la familia (aunque,quizá, de pronto no lo parezca). A ver qué tal les parece:

Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj

Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumpas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

Cortázar,Julio."Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj" en Historias de cronopios y de famas.Buenos Aires,Sudamericana,1994.

3 comentarios:

  1. El cuento me gustó y me recordó al asunto de la familia por un par razones.
    Me gusta cómo con un hecho tan simple y cotidiano puesto por un segundo bajo un ojo inquisitorio puede de pronto convetirse en un hecho "monstruoso" o "terrible".
    Nos regalan un reloj,nos regalan un automóvil,nos regalan un celular,nos regalan una televisión,nos regalan unos ideales...Nos regalan todas estas cosas y nosotros las tomamos tan en automático.Es lógico,estamos acostumbrados a ello,detalles sencillos que no nos cuestionamos porque son tan cotidianos que de pronto suena absurdo pasarlos por debajo de la lupa.
    El asunto no es que sentarse a comer con la familia sea algo bueno o malo,o querer ver la tele o tener un auto o un reloj.Para mí el problema es pensar en un único ideal que puede existir,sobre lo que sea:familia,carrera,formas de comportarse,de vivir,etc.(incluso,de pronto,no me peleo demasiado con si puede existir uno o no),pero tiene que ser un ideal que nos regalemos,el que sea que nos funcione pero al que verdaderamente nos entreguemos;no uno que nos regalen y mucho menos al que nos veamos regalados.
    Algo que,al desautomatizarnos un poco y verlo de cerca,no pase a ser de repente algo ni monstruoso ni terrible sino que por el contrario,tal como decía Perro Blanco,nos permita realizarnos,afirmarnos y elegirnos a nosotros mismos.
    Y creo que existen tantas formas para llegar a esto,con la familia(consanguínea o no),con los amigos,de manera individual,con la sociedad en general,etc.;pero no creo en una fórmula única o en "El ideal".

    Un saludo a todos y espero les haya latido el cuentillo.

    ResponderEliminar
  2. Está muy bueno el cuento, y creo que es verdad, pero sólo en el momento en que uno deja que sea verdad.
    Es un poco como dije en el otro comentario... Dependerá de que la persona tenga la capacidad de analizar, de diferenciar, dependerá de cómo quiera vivir, de cómo quiera tomar e interpretar las cosas (o que tenga la capacidad para hacer esto). Es como en la película de "Belleza Americana" cuando el protagonista se enoja porque su mujer le reclama que va a manchar de vino el sofá de 4 mil dólares, y él le dice, sin más ni menos... "¡es sólo un sofá!".

    Es verdad que los ideales son relativos, que cada quien debe de sentirse satisfecho con lo que se sienta satisfecho, y no con lo que le digan que debe hacerlo sentirse satisfecho (y nunca he dicho lo contrario). Y es verdad que un reloj puede significar todo esto y que sea algo monstruoso si se analiza... pero también puede ser simplemente un reloj. Eso dependerá de cada quién y de cómo quiere cada quién que sea su vida. O al menos así debería de ser.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo, es un muy buen cuento. No estoy muy en el mood de seguir esta discusión ahora (quizá lo podamos retomar en la siguiente reunión, estaría bueno), pero me agradó además el comentario, Sac.

    Para Ali: Creo que estamos de acuerdo hasta cierto punto, no vayas a creer que sólo quiero darte la contra. Lo que me parece peligroso y creo que nos obliga a pensar más a fondo, es que si todo ideal (entiéndase, supongo, un "deber ser") es relativo, totalmente relativo, y subjetivo en forma individualista ("cada quién"...) tú misma te quitas el derecho de decir que así debe ser (pues justo eso es un ideal). Quizá estaría más de acuerdo diciendo que puede y debe haber distintos ideales, o maneras muy plurales de realizar un ideal, pero eso no lo vuelve meramente cosa de una opinión subjetiva, relativa, etc.

    Recuerda que a menudo al lado del discurso de la pluralidad (por ejemplo dentro del democratismo oficial, que de democracia no tiene nada) está la defensa encarnizada de una sola forma de ver el mundo (la capitalista) y de incidir en él (práctica capitalista). Pensamiento débil (relativismo, posmodernismo...) al lado de Pensamiento Único, defendido por todo tipo de represión, psicológica, propagandística, policial, militar... en pocas palabras, se trata de que todos piensen como quieran, siempre y cuando piensen todos igual (qué importa si eres gay o negro, siempre y cuando seas un hombre centrado y realista, es decir, que no le ve alternativa alguna al mundo capitalista). No creo estar siendo muy claro, lo reconozco, pero espero que algo esté logrando exponer correctamente.

    ResponderEliminar