lunes, abril 20, 2009

¡Ésa es la actitud caray!

Hola, les mando un link que es una presentacion en power point, acerca de Carlos Kasuga, el empresario de Yakult y Kay (empresa de juguetes). En la presentación esta pues explica sus ideas, o mejor dicho, las ideologías de la cultura japonesa, y qué cosas son (a su parecer) las que hacen que uno llegue a ser exitoso en la vida o no.
Pero independientemente del éxito monetario, creo que tiene mucha razón en lo que se refiere a la cultura y a la actitud que tiene uno para consigo mismo y para con los demás, y sobre todo con el medio ambiente. Está interesante y muy bueno, léanlo si pueden. (sólo la última página la pueden borrar, es tontería, no fue escrita por él obviamente).

http://wwwyyy.files.wordpress.com/2008/08/conferencia-japones-osak.pdf

Y bueno aquí hay también un link para un video en donde Alazraki le hace una entrevista a Carlos Kasuga, precisamente sobre lo mismo. Está dividido en partes, pero pues les dejo la primera y ya de ahí pueden ir viendo las otras partes.

http://www.youtube.com/watch?v=htPjcCEMhEY

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y eso? Un poco más de crítica constructiva por favor.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, ese perro de pelea no se mide... un saludo, hermanito.

    Para Ali y en general, es triste, pero creo que, fuera de la actitud positiva que en sí misma no es criticable, la gran mayoría de lo dicho por este señor es detestable. Veamos.

    ¿Te parece si iniciamos, ya que a tí te debería llegar especialmente, por la referencia a la mujer? "si te encuentras en una fiesta con una mujer linda, debe ser de alguien", dice este tío, jajaja, y me escandaliza que a tí no te escandalice. Ve la siguiente lista e indica cuál de estos no pertenece al grupo: una pluma, un reloj, una cartera, un anillo y una mujer. Vale, según este tío, ninguno, obviamente, todos son igualmente objetos, y además, propiedad privada. Tssssss, ¿te cae que no te suena raro?
    Ok, tengamos una buena actitud, que sólo así podemos salir adelante. ¿Qué es una buena actitud para este tipo? Pues, llendo más allá de la mera apariencia, es obvio que hay dos niveles distintos de buena actitud, uno para los patronos, y otro para los empleados.
    Para los empresarios (esa forma moderna de ser un héroe), se trata de sacrificar todo en aras del capital. "La obligación del empresario no es nada más que hacer dinero", y también su único interés, ciertamente. Es triste que venga a decirnos un japonés que los grandes empresarios son todos de otros paises, cuando tenemos al segundo hombre más rico del mundo deleitándonos con sus servicios y ofreciéndonos tan excelentes trabajos. Que vaya a darle su platica a Slim, a ver qué opina, jajajaja.
    Me recuerda totalmente toda esta actitud de los "ayudantes de Dios" a otra religión, que se popularizó globalmente tiempo antes que la japonesa, me refiero al protestantismo. Hay distintas vertientes de éste, pero especialmente al principio había algunas características que ahora nos vienen a reforzar con esta maravilloza "religión del capitalismo" en versión japonesa. El hombre debe sacrificar su vida a la obtención del valor, es decir, al trabajo, y no sólo eso, sino sentirse bien haciéndolo. Aquel que es poseedor, de una fábrica, de un capital, etc, lo es por gracia divina, y en el hecho de que sea exitoso es donde se comprueba su piedad, su beatitud.
    Los obreros, empleados, proletarios, o como quiera decirles este tío (sus "socios", como en Wal Mart, saben?), deben saber que con su trabajo están siguiendo los designios de Dios, al vender su fuerza de trabajo son así sus ayudantes, y por ello en tal actividad es donde más humanos deberían sentirse (trabajar enajenadamente, pero hacerlo felizmente).
    Finalmente, la religión se sigue colando, ya imposible de distinguir de la mera ideología y apologética capitalista. El valiente y agradecido gorrión está dispuesto a dar su vida por salvar el bosque (el sistema capitalista, debemos de entender?), en vez de intentar salvarse a sí mismo, y por ello Dios le tiene compasión, y salva así al sistema de una nueva crisis. La cosa es que siempre se quema el bosque, siempre será necesario que los gorrioncitos se sacrifiquen para que puedan seguir viviendo felices en su explotación capitalista.
    Eso se llama ciclo de las crisis, el problema es que estas son cada vez más intensas (y extensas), y hay límites objetivos a su crecimiento (la naturaleza, tanto la "natural" como la humana, y esos límites están ya siendo rozados por el calentamiento global y las pandemias y degradación del "cuerpo" social en muy variados niveles). Es inevitable que un día Dios (el Capital) no pueda hacer otra tormenta que salve el bosque (destrucción del capital constante, o sea fábricas y material, por medio de guerras, etc., dar salida a grandes flujos de capital, expansión de mercados, etc.), y entonces habrá que elegir entre salvarnos en un nuevo bosque o morir todos achicharrados en éste.
    Vale, suficientes comentarios para semejante estafa. Un saludo Ali, espero tu respuesta (por cierto, aunque intenta ser radical, esta es una critica constructiva).

    ResponderEliminar