miércoles, octubre 22, 2008

Más de la crisis económica... una visión desde la CEP

Hola amigos. Pues viendo las distintas lecturas sobre la crisis que se han puesto aquí, me dí a la tarea de preguntar a algunos compañeros economistas cómo veían la crisis actual, he aquí algo de lo que pude rescatar, sin ser yo especialista en el tema.

Primero, tenemos que en general hay varias maneras de acercarse a la problemática económica, pero dos son las más importantes. La primera, la de la llamada Economía, a secas, o también llamada despectivamente "Economía vulgar", observa los movimientos y variaciones del valor y del mercado, pero únicamente en su dimensión superficial, o en el nivel de la circulación de las mercancías, pero que no alcanza a ver o siquiera intentar comprender esa superficie, esa apariencia (en el sentido de que es, justamente, lo que a primera vista "aparece"), de acuerdo a la relación que guarda con la esencia material, real, que en este caso es la producción. Frente a ella, tenemos la Crítica de la Economía Política, que intenta ver en su dimensión real (real en el sentido de que es unidad de esencia y apariencia, es decir, total, que no deja de lado ningún aspecto) ese proceso, e intenta comprender desde la producción al movimiento mercantil. Esta diferencia es muy importante porque sólo viendo todo el proceso productivo es que puede verse ese momento particularmente importante que es el de la creación y explotación del plusvalor que hace el capitalista por medio del trabajador, único productor real del valor.
En fin, en ese contexto es que esta crisis (llamada eufemísticamente crisis financiera) puede verse desde esos distintos puntos de vista. La Economía de índole positivista o centrada en la pura circulación ha dicho, junto con todo el grupo de los poderosos interesados directamente en que así se vea, que se trata de una crisis del sistema financiero. Bush mismo, ha dicho tontamente -como es usual en él- que el problema era que Wallstreet se había emborrachado en la especulación, así que había que tomar medidas para contrarrestar la terrible resaca que tenía, que, por cierto, nos llevaría a todos con ella si no se la curaba (700 mil millones de dolares siempre son una buena cura contra la resaca... que no?). De acuerdo con esto, todo habría empezado por que las compañías hipotecarias habrían confiado demasiado en los obreros, y habrían realizado una cantidad tremenda de créditos, que después, sin haber sido pagados, sino en términos de bonos futuros, habrían sido vendidos (en términos muy mundanos, es como si un tendista -el dueño de una tienda de abarrotes- hubiera vendido su libreta de prestamos, con la diferencia de que aquí todos los créditos estaban "respaldados" por la ley) y asegurados, entrando en el sistema financiero a modo de dinero fantasma, y en montos de miles de millones.
Lo que habría pasado, entonces es que los obreritos nu habrían podido seguir pagando sus casitas, y entonces, perdiendo la hipoteca (no estoy seguro que sea el término correcto, pero me refiero a la "propiedad" de la casa a condición de seguir con los pagos), todo el crédito que habrían recibido, es decir, el dinero adelantado por las casas crediticias, habría mágicamente "desaparecido", extrayendo del sistema financiero todo ese monto y poniendo en riesgo no sólo la solidez de la bolsa norteamericana, sino de todas las bolsas del mundo, por la sencilla razón de que las acciones del capital norteamericano se encuentran desplegadas en practicamente todas las partes del mundo.
Vale, antes de seguir, insisto en que la visión desde la CEP (Crítica de la Economía Política) no se limita al aspecto productivo, sino que intenta ver todas las dimensiones. El hecho de que no comparta la visión unilateral de la economía vulgar, ligada a los intereses de los poderosos y del capital, no significa que no observe los hechos que esta muestra. Es cierto, creo, todo lo que he dicho anteriormente como la versión oficial acerca de la crisis, sólo que no ve el aspecto esencial, y por ello no puede tampoco valorar en su justa medida lo referido al nivel de la circulación.
Veamos lo dicho ahora. Según se dijo, todo empezo por una sobreespeculación, por decirle de algún modo, es decir, empezó en el nivel de la circulación. Pero en realidad esta sobreespeculación no puede entenderse si no se sale de dicho nivel. Lo que está ocurriendo es resultado más bien de una tendencia creciente de reducción del salario en la clase obrera mundial, y también y particularmente en la norteamericana, a pesar de todas las apariencias. Esta reducción del salario ha llegado a extremos bastante insospechados, como el hecho de que ya resulta imposible a la media de la población mantenerse (con el nivel bajísimo cualitativamente, pero elevado en sus cotas de consumo -nocivo, especiamente-) sin estar ligada al sistema de créditos. La proliferación de las tarjetas de crédito y los pagos a varios años son prueba de ello... piénsese ahora, cerca de nuestras casas, en ese auténtico instrumento del demonio que son las "Tarjetas Wal Mart" o de cualquier otra mierda de esas. Esta disminución del salario y su desplasamiento en el tiempo llevada a cabo por el crédito tiene, como es obvio, límites muy fuertes. Y va de la mano, digo, con una crisis de superabundancia, es decir, de sobreproducción, el día de hoy referida particularmente a la industria de la construcción (que, como se debe ver, no es una industria para nada local, sino en la que interviene una larga cadena internaiconal en la obtención de materias primas y su transformación, etc.). Lo curioso es que todas las crisis de sobreproducción van aparejadas de dos cosas: una, la baja en la tasa de ganancia (las utilidades, las ganancias netas relativas al dinero invertido), y la otra, como causa y a la vez resultado de ello, la reducción del salario al mínimo posible.
El sistema capitalista tiene muchos modos de saltear las crisis de sobreproducción y la tendencia decreciente de la tasa de ganancia (es decir, que cada vez se hace menos rentable el dinero). La que se ha seguido a lo largo de los últimos años ha sido la absolutamente ficticia (pero no por ello menos efectiva en lo inmediato) utilización de los sistemas de crédito. Se ha llegado a un límite de esta estrategia, por ello todos estan hablando de un supuesto final del sistema neoliberal, etc. Lo interesante es que esta crisis, quizá la primera de dimensiones atuénticamente mundiales por la profundidad que conlleva, en un sistema mundial de capital globalizado, va acompañada por una crisis ambiental y aún más, social-natural, de implicaciones altamente radicales.
Por lo pronto ahí lo dejo, a ver qué sucito entre ustedes, si es que algo sucito, jajaja, al menos díganme que está relargo y les dió flojera aventárselo, o yo que sé (supongo no estarían leyendo esto si no leyeron todo, pero uno nunca sabe).

En fin, una visión un tanto distinta de las que comunmente escuchamos o leemos, y que por otro lado a mí me parece altamente sugestiva y clara. Depende de ustedes juzgarla y opinar al respecto. Saludos a todos, con fervor revolucionario, ánimo con el blog, y espero verlos en la noche para el cinito.

Les dejo una frase que leí hoy y que me gustó mucho, quizá sirva para criticarme a mí mismo...

"Sea como fuere lo que pienses, creo que es mejor decirlo con buenas palabras", William Shakespeare

P.D.: Davinelulinvega o "whatever", esperamos tus contribuciones histórico-artísticas, así que no te hagas del rogar y ya aplícate.

5 comentarios:

  1. Bueno yo sigo sin encontrarme. Entiendo todo lo que dicen, las palabras y todo, pero no más no entiendo ¿cómo carjos llegamos a una crisis? Como que más bien es parte de toda esta trama (suponiendo que sea cierto) del amero y que hay que generar miedo en la gente y no sé qué tanto. Eso me sonaría más creíble y razonable. Pero decir que no hay dinero y que estamos en crisis..... como que no me la creo. Osea sí, pero es porque fue creada a propósito, ¿no sé si me explico? Bueno, luego con más manzanitas tal vez entienda mejor.

    ResponderEliminar
  2. Vientos carnal. Me parece estupenda tu participación y espero que se repita de esta forma mas seguido.
    Remarco que este tipo de escritos son para leerse con calma y si no se entiende a la primera (como fué mi caso), pues leanlo un par de veces más. Ya sin prisas se le entiende muy bien.
    a mi parecer cortaste el tema de tajo, pero entiendo que fué por las dimensiones del escrito. Te invito a que lo continues cundo tenga otro rato.
    Además, los insto a informarse bien del tema, y a considerarlo como subtema para la próxima reunión, pues me parece muy importante que se entienda.

    ResponderEliminar
  3. Pues gracias por la lectura y los comentarios.

    Ali: dos cosas. Uno, es posible, aunque en verdad improbable, que toda esta crisis sea creada a propósito... los términos en que eso ocurriera me parece que aún son oscurísimos. Dos, decir que estamos en crisis no significa que no hay dinero, así nada más. Al contrario, según intenté explicar, el problema resultaría de que el capital (el dinero que se hace más dinero) se encuentra hyperconcentrado en unas pocas manos... y no es poco, sino mucho, muchíiiisimo. Del mismo modo, y como resultado de la tendencia general de nuestro sistema, ese aumento de la riqueza para los poseedores de capital, para los poderosos, va aunado a un aumento igual de la miseria de los no poseedores, de los obreros, la clase trabajadora, como quieras decirles. Siendo así, el capital es invertido en grandes cantidades, produciendo pocos salarios y bajos, pero con una altísima productividad debida al desarrollo tecnológico en el que también se invierte dicho capital. El problema es que el resultado de ese proceso, las mercancías X o Y (en este caso tienen especial importancia las viviendas) son producidas, pero su valor, y con ello el plusvalor creado por los trabajadores, no se realiza, es decir, no se convierte nuevamente en dinero. Así que hay una crisis de superproducción, y los ricos dejan de ganar dinero... tssssss. Y en nuestro sistema todo globalizado e interconectado, eso significa que todos (los ricos, primero, los pobres de rebote, porque mil veces antes son despedidos mil miles de trabajadores y rebajados los salarios de los que queden, a que un auténtico capitalista pierda un peso de sus ganancias...) empiezan a perder. Los precios aumentan y los salarios disminuyen... y luego? eso es lo que está por verse.

    G: Pues igual gracias, luego me aviento algo a modo de conclusión. Me parece un buen subtema para la próxima reunión.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, esas sí son manzanitas, jajaja. Ya está más claro. Es verdad que si lo hubiera leído un par de veces más probablemente hubiera entendido mejor, pero la verdad no tuve tiempo y luego aquí en el internet hay un montón de gente y mucho ruído, y pues no se puede uno concentrar. Pero así con manzanitas ta fácil =D

    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Hey Ali, pues me alegra mucho que te haya aclarado más con mi explicación, y que hasta digas que son como manzanitas, jijiji. Un abrazo, seguimos en esto...

    ResponderEliminar